niño frente a la computadora estudiando a distancia

Como es de conocimiento público, el Departamento de Educación determinó que el nuevo año escolar del sistema público de enseñanza comenzará de forma virtual, siguiendo las recomendaciones de los expertos en salud. Los salones típicos de la mayoría de las escuelas públicas en Puerto Rico, y de las privadas también, están constituidos por cerca de 30 estudiantes, lo cual no cumple con la norma de distanciamiento físico necesario, lo que lleva a esta determinación necesaria de educación virtual para salvaguardar la salud de nuestros estudiantes y los maestros ante la amenaza del COVID-19.

Esta nueva realidad les puede causar ansiedad a padres y madres porque estarán fungiendo como asistentes de maestros, y tal vez no se sienten preparados o temen que sus niños no aprendan. Unas recomendaciones que los ayuden a prepararse para lograr que la experiencia sea productiva, los llevará, desde ahora, a organizarse para lo que podría convertirse en una buena experiencia familiar, o al menos evitará que se deteriore el ambiente en el hogar.

¿Cuáles son algunas recomendaciones para el éxito de la educación virtual?

1. Lugar de estudio. Prepare de antemano el lugar en donde se conectarán virtualmente. El mismo debe ser uno lejos de interrupciones, ruidos constantes, de la televisión o juguetes que distraigan al estudiante.

2. Silla y mesa. Coloque una mesa y silla para el estudiante. La silla debe ser adecuada para el tamaño del niño para que pueda colocar ambos pies en el piso y su espalda descansar en el espaldar de la silla. Evite sentar a un niño pequeño en la silla de un adulto porque estará moviéndose constantemente tratando de ajustar su cuerpo y afectará su atención.

3. Estructura. Cree una estructura organizativa para que 15 minutos antes de conectarse para la clase ya su niño y usted estén listos. Entre a la plataforma digital y espere. Estar listo implica que el niño ya ha desayunado, se ha cepillado, vestido (no en pijama), ha ido al baño y tiene todos los materiales listos en su mesa, además de una botella de agua. El agua es necesaria para el funcionamiento del cerebro, por lo cual debe mantenerse hidratado. Este periodo de 15 minutos temprano provee para atender problemas de última hora que puedan surgir.

4. Alimentación. Provea al niño de alimentos que no afecten su atención. Los desayunos deben ser el combustible perfecto para el cerebro. Evite las azúcares refinadas, dulces, bizcochos, chocolate, jugos artificiales o endulzados, y sustitúyalos por frutas, yogur, panes integrales, huevos, etc. Mientras más natural y saludable sea el desayuno, más probable es que su niño pueda enfocarse para aprender.

5. Descanso. Acueste a su niño temprano. Como aún estará en su casa, podría tener la sensación errada de que está de vacaciones. Establezca un patrón de sueño como si fuera para la escuela. Los niños necesitan dormir para poder concentrarse y aprender.

6. Tecnología. Disminuya la exposición a la tecnología y los vídeo juegos. Estará pasando varias horas, cinco días a la semana, frente a una computadora, así que luego de la clase y terminar las tareas asignadas, procure que su hijo esté en movimiento, ya sea practicando un deporte o jugando con otros niños o sus hermanos, lejos de la tecnología.

7. Reglas. Establezca y discuta con su niño unas reglas claras, preferiblemente de forma escrita, sobre lo que se espera y no se espera durante el tiempo de la clase a distancia como, por ejemplo: no tocar la pantalla de la computadora, activar y desactivar el micrófono solo cuando la maestra lo requiera, levantarse y alejarse del área solo previa autorización del maestro y mantenerse en silencio cuando la maestra esté hablando. Son reglas que imperan en un salón de clases y ayudarán al niño, por asociación, a poder ejercer auto control y enfocarse para aprender como si estuviera en la escuela. Recuerde las reglas todos los días en la mañana antes de comenzar y refuerce la conducta adecuada, mientras elimina por un día privilegios (juguetes) si infringe las mismas.

¿Buscas un programa privado de terapias o de educación virtual para tu niño de educación especial? Conoce lo que te ofrece Fonemi Virtual, aquí.

Finalmente, háblele a su niño con entusiasmo sobre la nueva aventura que experimentarán por un tiempo. Si su niño la escucha quejarse, molesta, ansiosa y preocupada, le transmitirá las emociones y predisponiéndolo para para lo que ya anticipa como una experiencia negativa, lo cual podría afectar su actitud para aprender.

No anticipe caos, prepárese y espere aprender de una experiencia que es compleja y demandante, pero no lo es más que la hermosa experiencia de ser padres y madres. Ser padres es una experiencia única, a veces dolorosa, pero más que gratificante. Esto pasará, los niños crecerán y, de seguro, esta experiencia de la educación virtual dejará momentos memorables en la familia, a pesar del reto de la misma. La preparación y una actitud positiva son la clave para que así sea.